BUSCAR
ARCHIVO
LINKS

domingo, 30 de diciembre de 2012 flora va de viaje portfolio

siempre es distinto.-

Nunca había sido tan consciente de esto como el otro día que lo ví del otro lado: en el aeropuerto de Río Gallegos los que van a recibir a los que viajan, se meten en el área de arribos. No hay control, no hay nadie viendo el ticket de las valijas, no hay nada de nada. Sólo una puerta de vidrio que está abierta y cuando empieza a llegar la gente al sector recepción de valijas, todos empiezan a entrar, se saludan con los que llegaron, los ayudan a retirar las valijas y se van.
Siempre lo había visto desde adentro, pero el otro día que me tocó esperar un avión después del mío, lo ví. Me quedé impresionada por lo genial que es. Por qué esperar a que el ser querido salga con su valija! entremos todos y te abrazamos antes. Preguntando por twitter si en otro lugar pasaba, me recordaron que en Jujuy también pasa, y haciendo memoria me acordé que cuando fui, pasó.

Pero bueno, como es costumbre, cada vez que vuelvo reviso todo y encontré esto entre todos los libros de la niñez:






miguelito?

siempre me llamó la atención ese pedazo de pan...














muchos países
5 COMENTARIO S

COMPARTIR

  • Danette , 13:48

    Que lindo. yo tenia el libro d la bella durmiente y tambien el coso de moda. no me acuerdo bien si era tal cual, pero algo así era. AH! acá en Formosa también pasa eso que la gente entra y punto.

  • Anónimo , 15:59

    Que buena onda es ver lo de uno cuando es chico, te olvidas un toque pero volves a ver todo y flashhhh te acordas de todo. Igual lejos lo mejor es el raton miguelitoooo

  • Sofía Rivarola , 7:42

    Que copado ese juego! El otro día ví uno parecido en carrefour, super ochentoso, que seguro quedo y estaba regalado y me lo compre, todavia no se para que pero son geniales

    Besos, feliz año nuevo!

  • chica Bond , 18:52

    Me sacaste Varios suspiros! que preciosos Momentos!

  • LAURA , 14:10

    el de los niños que comen pan está ilustrado por Catherine Cambier, una francesa que me voló la peluca desde chica. Tanto que hoy tengo tatuado un dibujo suyo (Paula, la protagonista de "Cómo ser una niña desenvuelta", libro que editó Sigmar acá).