BUSCAR
ARCHIVO
LINKS

miércoles, 22 de abril de 2015 flora va de viaje portfolio

depresión post #masticar.-



Me encanta Masticar por una simple razón: me encanta comer. Si alguno se lo perdió les tiro un par de consejos para que los tengan en cuenta para los próximos:


. Compartir. Acá la clave es compartir los platos para gastar menos. Si te gustó mucho, y....bueno, después vas y te lo pedís solo para vos. Doble disfrute.

. Ir los primeros dos días. Simplemente por que va a haber menos gente y lo más importante: el último día, puede que no haya más comida de la que querías probar o no haya más promo de algo. Evitar el domingo que es cuando más familias hay con carritos, niños perdidos y va todo el mundo en general.

. Paciencia. Hay que ir abierto a que alguien te va a empujar, que vas a tener que hacer cola, que vas a tener que esperar y sobretodo, gastar.

. Mal humor 0. Para eso quedate en tu casa. Acá venís a comer y disfrutar, no a quejarte.

. Gastate el día. Entras a Masticar y se te van las horas. Casi sin darte cuenta desde que entraste y comiste algunas cositas, ya pasaron unas 2 o 3 horas. Podes quedarte 4-5 tranquilamente.

. Comprá en el mercado. Hay algunas promos copadas y productos que no siempre los ves en el supermercado. Además de que en algunas cosas, hay buenos precios.

. Tickets. En mi opinión, siempre es mejor comprar los tickets de una. No tengas miedo de que te sobre, te lo devuelven a la salida. Además, se te van como el agua así que es mejor tenerlos encima que ir comprando de a poco.

. Degustación: hay que entender que las porciones son chicas. Acá es para degustar y probar de todo. Para primer plato se va al restaurante de cada chef.

. Ropa adecuada: Nada de ir vestida para el boliche como hacen muchas, ni ir con algo que cueste lavar después. A Masticar también vas a llenarte de olor a humo, así que mejor ir con ropa fácil de lavar o que no te importe mucho que se apeste.

. Mini kit de limpieza: Ya sé que capaz sólo es aplicable a la cartera de las minas, pero lo ideal es llevar alcohol en gel, toallitas húmedas y pañuelitos. No siempre puede haber servilletas a mano. Ah, si da y no es por ser rata, pero si se puede llevate una botellita de agua, por lo menos te ahorras $30.

. Sí al descansito: Para mí la clave es apenas llegas, comes unos 3 o 4 platos, después haces una pausa -birra de por medio- y a seguír comiendo. Hay que bancar la sed un rato largo.

. Apostarle a lo salado: No sé por qué, pero Masticar para mí me tira más a lo salado. Lo dulce me encanta, pero la verdad que ahí adentro, me da ganas de comer otras cosas. Además, y a juzgar por los cocineros que hay, creo que es mejor invertir la plata en un plato salado, que en uno dulce que nos puede empalagar o llenar más rápido. Además, ni se comparan los precios en un restaurante que en un café o pastelería.


Mi experiencia siempre es ir tranquila, con ganas de comer todo lo que tenga ganas y vea rico. No me preocupo por si estoy gastando mucha plata o no, porque esto se da cada tanto. Arranco con $400 (cuando voy sola) y a veces me rinde y a veces me pasa que me falta un cachito. En total de la feria, fui 2 días y gasté menos de $800. Comí bastante, compartí y compré los productos que ven en la foto.

En orden de preferencia, yo comí lo siguiente:

. Boca de Lobo: comí el "choclo que lo parió" y el "rosti de papa y panceta". Todo estaba riquísimo. El choclo estaba suave y tierno y el rosti de papa mezclado con el huevo orgánico, todo en su punto justo de cocción y temperatura, les juro que fue una de las 3  mejores cosas que comí. Narda nunca falla. Acá me lo invitaron, cortesía del genio de Leo Lanussol, chef y parte del equipo de Boca de Lobo.

los rostis de papa y panceta.

 el rosti presentado con panceta hecha y curada por ellos.





. La pastronería: me hice fan del pastrón gracias a mi amiga Gaba y la verdad, cada vez que puedo, me lo devoro. Acá probé el sandwich (de 150 gr) los dos días que fui, estuvo mejor el primer día, pero el segundo me dieron más cantidad de fetas. Y fetas de las buenas. Osea gordas. Los pickles estaban muy ricos, muy poca mostaza como para no invadir (no me gusta mucho), lo que sí, el pan como es para celíacos, se desarmaba un poco, pero igual estaba bueno. Salió $60.




. Gipponi-Rastellino: Acá probé los langostinos al ajillo ($60) y el arroz orgánico con langostinos y verdeo ($50). Langostinos cocinados a la perfección, bien carnosos. Me hubiera gustado que esten un poco más picantones al ajillo, pero de las dos formas estaba genial. Cada vez que voy a masticar, pruebo esos langostinos del demonio y del cielo al mismo tiempo. No fallan.

. Barraco: el taco de panceta y vegetales estaba genial. Y el precio también, sólo $30, y no era porción mini.

. Austria: El último día no me pude ir sin probar el chorizo alemán con relish y kartoffel salat ($60). Esa salsita con aroma y sabor a curry, estaba increíble. El chorizo alemán también. No soy muy fan del yogur en las comidas saladas, pero amé comer chorizo alemán. Nunca se puede comer demasiado chorizo alemán. Aguante.




. Don Julio: Me quedaban $20 y que mejor manera que patinarseló en una empanada frita de carne. Ay que rico. Suavecita y con la masa perfecta.

. Julep: Acá compré el Tea Berry (iced tea blend de frutos rojos). Era más adorable la botellita que lo que duraba. Distinto a lo que me imaginaba, era dulce y rico. Me salió $30.

. I Latina: Acá compartí la arepa con chancho pibil, ají de aguacate y cebollitas al mezcal. Estaba muy rico, el chancho estaba muy bien preparado.




. La Mar Cebichería Peruana: Acá probé muy poco del cebiche carretillero. No soy muy fan del cebiche de pescado, pero este tenía muy buen sabor. Salió $50.

. Martín Bouquet: Compartía foodtruck con Juliana Lopez May y la verdad me pareció muy mala idea por que generaba confusión. No sabías de que fila era qué panqueque y el que los preparaba se la pasaba preguntando quien había pedido qué. Muy mal. Me pedí el panqueque con nutella y frutos rojos y desde antes que me lo den dije "lo mejor de esto va a ser la masa" y tal cual. Lo mejor era la masa. El nutella estaba bien, pero pensé que traía frutos en serio, no una mermelada de eso. Salió $50. Eso sí, tamaño generoso.

. Paraje Arévalo: Acá compartí el huevo poché, apanado en panko y con una feta de salmón. Y menos mal que lo compartí por que no valía $50 ni a gancho. El huevo estaba en el punto justo, pero le faltaba algo. Y además era chico.

. Pablo Buzzo: Acá probé el pincho de langostinos patagónicos macerados ($50). Los langostinos estaban muy ricos, bien condimentados. Pero venía con un acompañamiento de quinoa o trigo burgol no me acuerdo, con pasas y brotes de soja, que en mi opinión, estaban de más y medio seco. No valía lo que pagué.


Con respecto a lo que compré, las aceitunas son riquísimas. La sal tiene un aroma increíble y la pasta la compré sinceramente por la forma que tienen. No les voy a mentir. Además de todos los productos que habían y se podían probar, yo probé el kiwi orgánico que estaba exquisito. También había miel cremosa, jabalí que parecía jamoncito crudo, aceites de oliva y muchas cosas más.

Lo que me pareció muy bueno es que esta vez las clases eran abiertas. Habían unas gradas y una pantalla gigante para escuchar a los cocineros. Lo que sí creo que es importante es que deberían mejorar el wifi dentro de la feria. No podes subir ni una foto, ni mandar nada porque no hay wifi ni 3G que te lo banque.

Ahora quiero que los meses pasen rápido para ir a la próxima edición. Vayan a la próxima, no se lo pierdan.


papines $40, aceitunas $70, fideos $50, sal marina $90, azafrán $30.

Sal marina Sal de aquí edición especial con Narda Lepes.

0 COMENTARIO S

COMPARTIR