BUSCAR
ARCHIVO
LINKS

viernes, 20 de febrero de 2015 flora va de viaje portfolio

cuando no se podía ser más mujer, ahí va una y lo es.-

Dentro de toda la ciclotimia femenina que existe en el universo, yo por estos momentos siento que me aburro de cómo me estoy vistiendo. Como que me aburre alguna de mi ropa (que claramente no amo) y me estaría costando salir de esa "depresión" incómoda y superficial que siento. Como que si, pero no, y al mismo tiempo no porque todavía tengo encima todo lo que me tomé y comí en las vacaciones, entonces es peor. Más mal humor.
Después de un microsegundo pienso que esto de estar en los 30 es una mierda por que me retumba en la cabeza la frase tan escuchada por el oído callejero y social de "y es que te vas poniendo más vieja y es más difícil bajar los kilitos de más" y aparece un gran UFFFF en qué me metí? como si tuviera 80 años. Y en paralelo, las propuestas de juntarse con amigas a tomar birra como que siempre pesa más que todas esas clases de spinning que debería hacer, y que mientras estoy en spinning pienso que me aburro y que quiero estar clavandome una birra tamaño barril. Que tonta. Pero bueno. Cosas que pasan.

Supongo que aburrirse cada tanto es normal no? que tiene que ver con otra búsqueda y con comprender que algunas cosas tienen sus ciclos. Creo que uno no deja de descubrirse a sí mismo en cuestión de vestimenta, y que hay muchos factores externos que influyen en esa actividad. Hablar de vestimenta y ropa no es algo superficial, es comunicacional de adentro hacia afuera.

Mientras tanto, les muestro esta pollera que compré en la feria Vintage Sales. Al principio tenía mis dudas, pero después se me pasó por que este es el largo que estaría manejando hace rato. Mi excusa es que tengo piernas largas y tengo ganas.







(pollera vintage sales, remera alyeska, zapatillas authentic vans, cinturón sin marca)



3 COMENTARIO S

COMPARTIR

martes, 3 de febrero de 2015 flora va de viaje portfolio

siempre estoy despeinada.-

Me tomé vacaciones de mi misma y de escribir porque sinceramente no tenía ganas. Termine el 2014 medio bastante estresada y lo único que quería era irme a mi casa para comer comida de verdad, estar con mi familia y NO HACER NADA. Me lo tomé bastante en serio, no hice nada en serio. Llevé un bolso con lo que para mi es "poca ropa" y terminé usando la mitad de las cosas porque literalmente me la pasé en pijama. Me pasé dos días seguidos en pijama sin salir de mi casa en absoluto. No era depresión, eran ganas de no hacer nada. Algo así como un ahorro de nada para cuando tengo todo y no tengo tiempo de no hacer nada. Curada la sensación de la nada, acá estoy. Empezando febrero como marzo porque en enero...no pasó nada.

Esta foto es de hace unos días mientras hacíamos la campaña de Demú Carteras (el saca pelusa y los ganchitos dejan en evidencia que yo me encargué del estilismo). El vestido que tengo puesto es de mi abuela. Lo usaba cuando tenía casi 50 años y está intacto. Es super cómodo, es el típico vestido batón que usan las abuelas y entiendo por qué. Es tan fácil y dócil de usar que te dan ganas de tener el mismo modelo en distintos colores. Y mi mejor razón, es que es de leopardo y justamente, no es de ese leopardo que se ve trucho que tanto detesto. Es informal pero de cierta forma formal, es canchero y lo mas importante, me hace -en cierta manera- tenerla más cerca a mi abuela. No sé por qué lo encontré este verano recién, porque yo siempre revuelvo todo, pero acá está y vamos a ser felices.

Cambiando de tema, hace mucho tiempo que tenía 2 de estos libros en el wish list de amazon, pero siempre por alguna razón no los encargaba, creo que la razón era que más de una vez me tocó ir a buscarlos a la aduana. Para los que fueron alguna vez, saben que es un trámite más tedioso que ir al banco y clavarse 3 horas para después ir a afip y clavarse otras 2 y después ir a un rapipago y comerse otra horita más. (Espero que hayan entendido mi mensaje de que es UNA MIERDA).

Pero por suerte, esta vez llegaron a mi casa sanos y salvos. A diferencia de años anteriores, esta vez tuve que completar un formulario en la web de afip, que básicamente te rastrea la compra internacional que estas haciendo. Todavía me falta que me llegue el de Lena Dunham, así que por ese les cuento más adelante.

El de Ian McKell es (en su casi totalidad) fotográfico y muy hermoso. Lo acompañan unos textos muy explicativos y definidos de lo que es la vida gitana y cómo el fotógrafo hizo todo ese registro.

El del Mago de Oz lo empecé pero tiene tanta información que lo voy leyendo de a poco. Es interesante cómo cuentan los detalles de las películas y todo lo que no tenes ni idea que puede haber pasado mientras la hacían. Para mi sorpresa, vino con un sobre lleno de memorabilia que es para caerse de culo.

El de Man Repeller ni lo empecé, pero me cae muy bien y es la que más sigo, así que me la compré.

Esta es mi sonrisa a media asta y sí, siempre estoy despeinada.

Gracias por la foto Nat.

(vestido de mi abuela, cinturón sin marca, zapatillas vans)
































6 COMENTARIO S

COMPARTIR