BUSCAR
ARCHIVO
LINKS

jueves, 30 de junio de 2016 flora va de viaje portfolio

que tan rápido se ilusionan ustedes?.-

Hace un par de semanas fui a mi primer entrevista de trabajo. Sí, tengo 32 años y nunca tuve una entrevista laboral y esto es simple: SIEMPRE TRABAJÉ PARA MI.

Fue una entrevista que me buscó, yo no la busqué. Y como todas las cosas que me llegan por arte del universo y su manera de presentarte las cosas, fui feliz y entusiasmada. Pero me llené de incertidumbre y cagaso porque jamás estuve en esa posición y más importante, no sabía muy bien para que era, pero confié en quien confió en mi para que vaya, así que fui.

Pero antes de ir, me di cuenta que no tenía un CV hecho, así que lo hice. Al momento de hacerlo me pregunté: Qué CV quiero? No quiero el típico aburrido que tiene info re vieja y mide 1 km. Voy a hacer uno que sea un poco más lindo, simple, resumido y que hable de lo último que hice y lo que hago ahora, eso pensé y en un par de horas me hice un CV que para mi está bastante bien en sentido de lo que hay que ofrecer: información actualizada y cortita y al pie, fácil de leer. Obvio que para llegar a eso primero pasé por varias etapas y algunos borradores que no iban ni para atrás ni para adelante. Yo lo pensé como un vehículo más para mostrar quien soy.

Por suerte ya había estado en la empresa por otros temas de trabajo, así que eso me sumó un punto de sentirme cómoda, aunque eso no me sacaba la ansiedad que te genera una situación como esa. Cuando tengo reuniones siempre me pongo algún color power porque me da power a mi. Me puse mi campera naranja (algunos dicen que simboliza cambios y movimiento en general) que compré en mi último viaje y entré confiada.

Entro, hago un chiste (malo probablemente pero no importa porque nos reímos), me siento y en estos momentos es cuando internamente me hablo a mí misma y me digo "plis no la cagues". Después otra flora piensa "no voy a ser algo que no soy, voy a ser 100% transparente". Así que hablo, interactuamos, me pregunta, escucho mucho, me emociono por dentro, vuelvo a escuchar, hablo. Se termina la entrevista en la cual me sentí muy bien, aunque tenía mucha cara de dormida.

Salgo re emocionada porque finalmente tuve una entrevista de trabajo. Después de haber trabajado en mis proyectos durante un poco más de 8 años, lo que yo pensé que iba a hacer toda mi vida. De repente me encuentro con que una empresa muy importante "gusta de mí" (como le dije a mis amigas) y no lo pude creer. Fue como un momento importante y nuevo, sobretodo nuevo. Así que siendo realista y sabiendo que iban a seguir entrevistando, se lo dejé al universo. Si me sale, voy a estar feliz porque es una oportunidad, y si no sale, tal vez no era para mí. Pero decidí que no me iba a frustrar.

Así que fueron pasando los días, y empecé a pensar: si esto es una oportunidad, y nunca trabajé en relación de dependencia, y eso implica un riesgo para quien me quiere contratar, quien me va a dar una oportunidad? Y en lo que tardé en ponerme el pantalón me respondí: tal vez yo no tengo que trabajar de esa forma y tengo que trabajar para mí. Pero eso es algo que no lo voy a saber hasta que siga viviendo y evolucionando laboralmente. Trabajar independiente tiene un montón de cosas buenísimas y sufridas que no te lo de un trabajo de oficina. Toda la experiencia que tengo la aprendí trabajando y equivocándome en el medio. No trabajé en oficina, pero trabajé con empresas grandes y sé como es el sistema de trabajar con más personas. No trabajé en oficina, pero me ilusiona saber que algún día puedo hacerlo.

Así que mi primera experiencia de entrevista laboral no fue tan terrible como pensé que iba a ser alguna vez en la vida. Al contrario, me hizo bien tener ese reconocimiento independientemente del resultado. El mensaje para mi es: no matter what, mostrate transparente, no quieras ser algo que no sos porque tarde o temprano se van a dar cuenta. Y más importante, si no sale, es por que tal vez no era para vos.

Pero bueno, finalmente no quedé en el trabajo. Claramente no era el momento para mí y no me frustro. Saben por qué? porque de ahí me recomendaron a otra empresa. No hay mal que por bien no venga, y todo esto me llama mucho la atención. Como uno puede ir armando su carrera, pensando que otros no los observan directamente, pero un día te convertís en algo interesante para ellos. Independientemente de lo que pase, siempre es halagador que otro se interese en vos. Y mientras miraba por la ventana de mi living y me calentaba el culo en el calefactor, me di cuenta que me ilusioné rápido porque me sentí valorada, y también me cayó la ficha de que en mi otro trabajo no me valoraban. Por eso me ilusioné rápido.

(esto me lo puse el otro día).



 (pantalón complot, remera sin marca, saquito zara, medias kalaka, borcegos dr. martens, cinturón de mi mamá)

2 COMENTARIO S

COMPARTIR